estadio cerrado 001

Desde su inauguración en 1977, en el techo del Estadio Cerrado se intentaron dos reparaciones sin los resultados esperados. La actual Administración tomó la decisión de solucionar definitivamente la situación y resolvió el recambio de todas las chapas de la bóveda y los laterales que completan el perímetro, en convenio con el Ministerio de Transporte y Obras Públicas.

Inversión superior a U$S 200.000

La obra es realizada por mano de obra local: un encargado y 6 operarios que se encargan del recambio de toda la bóveda y los laterales.

En la actualidad, el techo presenta alrededor de 20 goteras. Luego de un relevamiento realizado por la Intendencia, se definió el recambio total ya que una nueva reparación no garantizaría los resultados esperados.

Las políticas deportivas de la actual Administración demandan soluciones definitivas para dar continuidad a los procesos locales y a su vez, ubicar al escenario a nivel regional.

Recaudos necesarios

La empresa debe mantener el piso de la cancha cubierto mientras se trabaja en la bóveda ante cualquier inconveniente que pudiera producir la caída de herramientas o materiales que la puedan dañar.

El tiempo mínimo estimado de obras es de dos meses, sin dejar de tener en cuenta la posibilidad de inclemencias climáticas que pudieran obligar a detener las tareas.

El cambio se hace por tramos, estableciendo una rutina de retirar la chapa existente y colocar la nueva en su lugar a los efectos de no mantener espacios abiertos, sin cubrir, por las posibilidades de precipitaciones.

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn