imagen 020

La Intendencia continúa las obras de urbanización de barrio “El Roble” con la construcción de cordón cuneta mientras que en pocas semanas comenzará el tendido de carpeta asfáltica e instalación del sistema de alumbrado, además de construcción de veredas y rampas. Asimismo se desarrolla una intervención que solucionará el drenaje de pluviales.

Estas intervenciones son financiadas con recursos del Fidecomiso y cambiarán sustancialmente el barrio delimitado por calles Baldomero Vidal, Antonio Estefanell, Batlle Berres y Ayuí.

La resolución de los problemas ocasionados por acumulación de agua en un área de terrenos bajos y planos, demanda la instalación de un caño de más de un metro y medio de diámetro que va hacia el río.

A su vez se ejecutaron más de 500 metros de cordón cuneta para, en pocas semanas más, comenzar con la aplicación de carpeta asfáltica.

"El buen tiempo nos ha permitido trabajar, sobre todo en la instalación de un caño de importantes dimensiones para el correcto drenaje, aunque hay complejidades", explicó el director de Obras, Marcelo Romero. En el área de trabajo puede notarse a simple vista que el vertido de agua es permanente. Además, al cavar el suelo se deben tomar los recaudos necesarios debido al tendido de cables de UTE de media tensión y se detectó una cañería de gas de alta presión, lo que demanda realizar un trabajo responsable para evitar accidentes.

Explicó Romero que el objetivo "es que las obras financiadas con el Fideicomiso tengan una importante duración, por lo que resulta imprescindible resolver en primera instancia los pluviales para que el agua no quede estancada y no corra por las calles, que es lo que termina rompiéndolas".

En la medida que se avance con el cordón cuneta, comenzará la recomposición de la base, posterior tendido de carpeta asfáltica y el alumbrado, "un componente que jerarquiza la urbanización, sumando las veredas y las rampas".

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados