servicios

fumigacion imagen 010

En la capital departamental y en el interior, la Dirección de Higiene desarrolla un amplio plan de fumigaciones para combatir el mosquito común (culex). En horarios específicos y con diferentes técnicas, se apunta a mejorar los resultados del procedimiento y a minimizar las molestias a los vecinos. Asimismo, por estos días comienza un programa especial de control de roedores, cuya conducta y distribución se ha modificado debido a las lluvias intensas.

Programa planificado de fumigaciones

Desde la Dirección de Higiene, dependiente del Departamento de Servicios, la Intendencia viene desarrollando un amplio plan de fumigaciones en nuestra ciudad y en el interior departamental, orientado a disminuir la población del mosquito común (culex).

En la capital departamental, el programa se desarrolla en base a una identificación previa de espacios aptos para la proliferación del insecto, particularmente áreas verdes y adyacencias de arroyos urbanos, habiéndose identificado 12 zonas periféricas que se fumigan periódicamente.

La titular de Higiene, Mercedes Paradiso, recordó que las fumigaciones planificadas, en cierta medida supeditadas a parámetros climáticos, vienen cumpliéndose “en tiempo y forma”, intercalándose procedimientos en la capital departamental y en el interior, utilizándose el fumigador de termoniebla y el mecanismo nebulizador montado en tractor.

Minimizar molestias a los vecinos

Las fumigaciones con micropartículas, de acuerdo a lo recomendado, se realiza entre las 5:00 y las 7:00 de la mañana, apuntándose fundamentalmente a minimizar las molestias a los vecinos y a combatir el mosquito en momentos del día en que se encuentra más activo, es decir en permanente vuelo.

Si bien en horas de la tarde el insecto también se moviliza en procura de alimentarse, realizar fumigaciones en ese momento generaría molestias a la población y disminuiría la efectividad del procedimiento, ya que el producto utilizado se degrada y se evapora más rápidamente por efecto de la radiación solar.

“El objetivo es alcanzar al mosquito en vuelo y eliminarlo”, explicó Paradiso.

La titular de Higiene indicó que este horario, si bien se fundamenta en el cuidado de la salud de la población, a veces genera cierta confusión, ya que algunos vecinos, al no constatar la presencia del móvil fumigador, piensan que los trabajos no se están realizando.

Asimismo, si bien los operativos en espacios abiertos se incrementan en los meses más calurosos, continúan desarrollándose los circuitos de fumigación y desinfección domiciliaria, que la Dirección de Higiene realiza durante todo el año.

En estos casos se utiliza mochila atomizadora para combatir mosquitos y también, de acuerdo a lo informado por el vecino, se coloca raticida y cucarachicida en gel.

Nuevo esquema de trabajo con roedores

La titular de Higiene indicó que en las últimas semanas, debido a las intensas lluvias y al anegamiento de determinados sectores, la conducta de los roedores se ha modificado, ya que al anegarse su guarida, estos animales tienden a desplazarse hacia lugares más altos, multiplicándose su avistamiento en áreas más densamente pobladas.

“A partir de esta semana comenzamos un plan de desratización, justamente en la zonas que acompañan los arroyos urbanos de la ciudad, en las áreas donde hay cunetas y en los descampados, donde se producen anegamientos, como en la cuenca alta de La Curtiembre y el Sacra”, explicó.

En estas áreas –adelantó- “se hará un esfuerzo” complementario en las tareas de desratización, con más visitas domiciliarias dirigidas a combatir este incremento en la presencia de roedores vinculada al anegamiento de sus escondites.

En cuanto a los sectores más problemáticos en este sentido, Paradiso informó que se han identificado áreas de mayor incidencia en áreas como la Zanja de Arana, la zona industrial, Nuevo Paysandú.

Medidas de prevención

Respecto a otras medidas profilácticas, Paradiso exhortó a los vecinos a limpiar sus predios; mantener el césped corto, dejar bien tapados los recipientes de residuos, así como los contenedores emplazados en la vía pública; tomar precauciones con las cámaras sépticas y también cuando se alimenta a las mascotas, ya que muchas veces se dejan restos de comida que precisamente atraen a los roedores.

“El roedor se dirige hacia aquellos lugares donde encuentra alimentos”, subrayó.

Finalmente, exhortó a extremar las precauciones una vez colocado el cebo, en particular con los niños, así como a comunicarse con la Dirección de Higiene para así evacuar cualquier tipo de dudas respecto a la manipulación de estos productos.

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
Artículos Relacionados