los alamos 001Muchas de las familias cuyas viviendas se inauguraron este jueves 6 de octubre fueron autorizadas por el gobierno que lidera Guillermo Caraballo a ocupar anticipadamente sus nuevos hogares. Se evaluó -para adoptar tal decisión-, lo perjuicios que las  afectaron durante las intensas lluvias de abril.

Un día para celebrar

Las 24 viviendas del realojo del asentamiento Los Álamos fueron construidas merced a un convenio entre la Intendencia de Paysandú y el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Se inauguraron este jueves 6 de octubre.  
“Hemos venido a celebrar con ustedes, a festejar con ustedes”, les dijo el intendente. Consideró que “pocos pueden calibrar la importancia” de que estos vecinos, que vivieron en condiciones de precariedad, puedan acceder a una vivienda digna tras enfrentar situaciones críticas, “con las casas casi rotas y las tarrinas y los baldes llenos de pertenencias, porque el arroyo crecía rápido y se llevaba las cosas, y había que cuidar la salud y la vida de los gurises”.

“Sólo los que vieron con sus propios ojos las condiciones en las que ustedes estaban viviendo, pueden realmente aquilatar lo que acá está pasando”, expresó.
Ahora hay que “construir vecindad”

Caraballo destacó el esfuerzo de estas familias para erigir sus casas y exhortó a cuidarlas y “construir vecindad”, porque muchas veces “los vecinos están más cerca de nosotros incluso que los familiares”.

“La Intendencia, como institución, va a continuar con estas políticas, reafirmando los realojos con las instalación de la Policía Territorial”, subrayó.

“Hay que tomar decisiones fuertes”

El nuevo complejo está ubicado en la zona norte de la ciudad, en las inmediaciones de Luis Batlle Berres y Proyectada 72 Norte. Alberga a 24 familias que durante años estuvieron afincadas en el asentamiento Los Álamos, en la zona de Avenida Doctor Roldán y el arroyo La Curtiembre. Como parte de un acuerdo con los vecinos para que pudiesen ocupar anticipadamente sus nuevas viviendas y quedar a resguardo de posibles anegamientos, la Administración Departamental dispuso la demolición de las viviendas precarias y el inicio de un proceso de resignificación del espacio.

Caraballo recordó aquel momento en que las enchorradas ponían en peligro la vida y la salud, fundamentalmente de los niños, y se tomó la decisión de adelantar el traslado de varias familias a las nuevas viviendas que estaban en condiciones de ser habitadas.

“Vamos a terminar la obra con la gente adentro”, dijo el intendente remitiéndose a la determinación que tomó en aquella oportunidad, en tanto también recordó la decisión de demoler las viviendas precarias “para que el fenómeno no siguiese repitiéndose”.

“Hay que tomar decisiones fuertes, en serio, aunque cuesten. Porque es la única manera de que entre todos construyamos una mejor comunidad. ¡A disfrutar las casas!”, exhortó.

“Un sueño hecho realidad”

En la inauguración también participaron el secretario general Mario Díaz y varios directores generales de la Intendencia; diputados y ediles, además de representantes del Ministerio de Vivienda y del equipo técnico municipal que llevó adelante el proyecto.

“Es un sueño hecho realidad. Llegó la tan esperada inauguración”, expresó una de las beneficiarias, Karina Núñez, quien agradeció a “todas las instituciones que están y han estado presentes en este proceso”.

El responsable de la Unidad de Vivienda de la Intendencia, Federico Pollini, manifestó su gratitud y felicitación a los vecinos por la concreción de este proyecto, así como al equipo técnico que lo llevó adelante.

“Nos planteamos desde el principio que los chiquilines eran el objetivo de todo esto. El techo para los gurises. El esfuerzo es para ellos”, subrayó y agregó que “las necesidades de la gente son las que se tienen que atender”.

También refirió a las obras de extensión de la red de alumbrado público que vienen ejecutándose en esta zona, que facilitan la llegada de taxis y ambulancias, lo que “no son cosas menores en los tiempos que corren”.

“Las casas se terminaron, son un orgullo. Son un ejemplo para seguir trabajando”, expresó.

Una vez concluida la parte oratoria, las familias beneficiarias recibieron las llaves de su vivienda de manos de autoridades departamentales y nacionales.
Inmediatamente se llevó a cabo el corte de cinta, se exhibió un material audiovisual que ilustró el proceso que concluyó con la inauguración de las viviendas y finalmente se desarrolló un momento de confraternidad y se compartió una torta. La jornada también contó con la actuación del grupo Fusión de la Dirección de Cultura.

 

 

 

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn