Se continúa con la inspección a locales de venta de alimentos

La Unidad de Inspección y Servicio a la Comunidad continúa con su trabajo que se inició desde el comienzo de la gestión del intendente Nicolás Olivera, con el objetivo de tener en condiciones las regularizaciones a nivel comercial. “Junto a la Unidad de Bromatología, que nos secundamos en diferentes actuaciones, es que venimos llevando desde el año pasado un relevamiento que nos permitió ver la realidad del comercio de Paysandú y del interior”, explicó el responsable de la unidad, Álvaro Lusich.

Un trabajo arduo

Según indicó, “nos encontramos con lugares que, si bien hubo controles, no se finalizaron”, por lo que se pretende que se respete el decreto departamental 2299/94 que regula la parte de bromatología de los comercios.
En este sentido, la pasada semana se procedió a clausurar una panadería que no cumplía con los requisitos para poder funcionar. “No sé si no hay una conciencia de que no se llegaba a esta instancia, pero lo que nosotros que preservar es la salud de la gente por eso actuamos en consecuencia”, afirmó Lusich.

Regularización en panaderías

El responsable de la Unidad señaló que se se está llevando adelante una regularización principalmente en las panaderías, “que era lo más desmerecido que tenía Paysandú en cuanto a higiene, a prolijidad y en las regularizaciones de permisos y habilitaciones correspondientes”.
De acuerdo al relevamiento realizado durante el 2021, se observó que existen trámites de intimación y “aquellos que no se ajusten a las reglamentaciones vigentes lamentablemente van a sufrir la clausura porque es una situación en la que no hay cambios ni mejoras».

Leave A Reply

dieciocho − seis =