El censo canino avanza a buen ritmo y se extenderá a otras zonas de la ciudad

Con la participación de la directora de Promoción Social de la Intendencia, Guadalupe Caballero, se llevó a cabo este jueves una reunión de coordinación y evaluación del avance del censo canino que lleva adelante la Intendencia en el marco de un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social (Mides), organizaciones no gubernamentales, la Comisión de Zoonosis y el Centro Médico Veterinario de Paysandú. Caballero informó que el relevamiento se está llevando a cabo en forma muy eficiente y con excelente respuesta de los vecinos, quienes “han abierto las puertas de sus casas y han proporcionado datos fidedignos”.

Trabajo eficiente

La reunión se llevó a cabo este mediodía en las instalaciones de fútbol infantil del Paysandú Bella Vista, cedidas especialmente por las autoridades de la institución deportiva.

El relevo de información es realizado por integrantes del programa Uruguay Trabaja del Mides y se complementará con castraciones que se realizarán merced al convenio suscrito por la Intendencia con las organizaciones no gubernamentales.

“Nos ha sorprendido gratamente el trabajo que se está realizando. Por el compromiso de la gente de Uruguay Trabaja y por la rapidez con que se está llevando a cabo este censo”, comentó Caballero.

También destacó “la muy buena respuesta de la gente” ante el requerimiento de los censistas, dado que “han abierto las puertas de sus casas y han proporcionado datos fidedignos”.

La jerarca informó que ya concluyeron los trabajos en Nuevo Paysandú y se registra un avance significativo en la zona sur, estando prevista la extensión de las visitas hacia el sur del arroyo Sacra.

“En este momento ya se está censando en Barrio Norte”, informó y adelantó que la población canina que se viene registrando es realmente muy alta.

Nueva etapa

En los próximos días está prevista la firma de un convenio con el Instituto de Bienestar Animal que permitirá desarrollar una nueva etapa del programa, dirigida fundamentalmente a aquellos propietarios que por el momento no están dispuestos a castrar a sus mascotas.

Caballero explicó que en esta etapa se apuntará a la “educación y la concientización”, con el objetivo de derribar ciertos prejuicios y tabúes asociados a la castración.

“Tenemos que llegar a esos sectores con información, de modo de convencerlos de la importancia de la castración, para de ese modo tener un control de la población canina”, subrayó.

Consideró que la decisión de no castrar implica posibles perjuicios para el resto de la sociedad, vinculados a diversos tipos de incidentes y siniestros, así como propagación de enfermedades como leishmaniasis y rabia, que registran casos tanto en Uruguay como en Argentina.

Agregó que tanto la información como la documentación que se está generando en este proceso puede resultar estratégica ante hipotéticos brotes de alguna de estas zoonosis.

“El sanducero debe saber que nuestro objetivo no es multar y no solamente estamos contando perros, sino que estamos generando un banco de datos con el número de canes, su ubicación en los diferentes barrios y estableciendo cuál es la zona más poblada”, agregó.

Leave A Reply

cinco + 8 =