Olivera y director de Bienestar Animal acordaron avanzar conjuntamente en programa de castraciones masivas

El Intendente Nicolás Olivera se reunió con el director ejecutivo del Instituto de Bienestar Animal, Gastón Cossia, con quien avanzó en coordinaciones para la ejecución de un plan masivo de castraciones en nuestro departamento. En la reunión también participó la directora de Promoción Social, Guadalupe Caballero, ediles departamentales, autoridades del Mides y representantes del Centro Médico Veterinario de Paysandú.

Cambio de estrategia

En la reunión, el Intendente Olivera ratificó su intención de avanzar hacia un esquema de control y esterilizaciones masivas que tenga carácter interinstitucional y permita trascender las modalidades implementadas hasta el momento, que han sido insuficientes y no han repercutido en una disminución sustancial de la población canina y del fenómeno del abandono y la tenencia irresponsable.

Finalizado el encuentro, Cossia informó que junto a las autoridades departamentales se avanzó en coordinaciones para la “puesta en marcha del programa nacional de control reproductivo”, que reforzará el trabajo que vienen desarrollando las intendencias en cuanto a ofrecer una alternativa económicamente accesible para la esterilización de mascotas.

Este programa prevé, además de la esterilización, la colocación de un microchip identificatorio y el otorgamiento de la denominada “cédula canina”.

“Esto es clave para reducir la población canina”, afirmó y recordó que en Uruguay actualmente ostenta números muy elevados en relación a las cifras recomendadas.

En la reunión celebrada en el Salón Rojo participaron, además del Intendente Olivera, la directora de Promoción Social, Guadalupe Caballero; los ediles Marcelo Tortorella y Alejandro Colacce; los representantes del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Ignacio Ifer y Gabriela Borja, y el veterinario Fernando Nan, en representación del Centro Médico Veterinario de Paysandú.

Cossia adelantó que, a través de un esquema interinstitucional, se apuntará a realizar 10.000 castraciones por año en Paysandú, lo que “tendrá un impacto muy positivo” y se traducirá en una reducción de la población canina y de problemas asociados como siniestros de tránsito y episodios de ataques tanto a personas como a animales del sector productivo.

Destacó “el compromiso de la Intendencia de Paysandú” con este tema y la predisposición de Olivera en cuanto a incorporarlo a la agenda departamental con carácter de “prioritario”.

Leave A Reply

17 − uno =