Infraestructura cultural de Paysandú presentaban “algunos inconvenientes no menores”, informó Verónica Samurio

Infraestructura cultural de Paysandú presentaban “algunos inconvenientes no menores”, informó Verónica Samurio

La responsable de la Unidad de Gestión de Eventos y Escenarios de la Intendencia, Verónica Samurio, informó que, al asumir el actual Gobierno Departamental, se detectaron carencias y deterioro en infraestructuras como el Espacio Cultural Gobbi y el Teatro de Verano “Eduardo Franco”, lo que demandó intervenciones de emergencia. La flamante repartición de la Intendencia trabaja en varios proyectos y apunta a otorgarle nuevamente prioridad a los artistas en tiempos de restricciones sanitarias.

Problemas estructurales

Además de la organización de eventos de diversa índole, el área a cargo de Samurio tiene también bajo su órbita la gestión y administración de los principales escenarios culturales de la capital departamental que anteriormente dependían de la Dirección de Cultura, como el Teatro Florencio Sánchez, el Espacio Cultural Gobbi y el Anfiteatro del Río Uruguay.

Respecto a la situación de esta infraestructura cultural al comienzo del actual periodo, Samurio informó que se detectaron “algunos inconvenientes no menores”, que incluso demandaron intervenciones urgentes como la que se ejecutó en los pisos del recinto que hacía las veces de camerino en el Centro Cultural Gobbi, que eran de arena, a lo que se sumaba la presencia de elementos peligrosos como caños y cables.

“En realidad no había camerinos y de hecho ni siquiera hay baños para los artistas”, indicó Samurio.

Con la colaboración de varias reparticiones de la Intendencia, particularmente del Departamento de Obras, se construyó el piso del recinto y se lo dejó en condiciones para recibir a los artistas.

Samurio también refirió al estado en que se encontró la infraestructura del Teatro de Verano “Eduardo Franco” y explicó que el escenario estaba en malas condiciones, con detalles de peligrosidad como desniveles, baldosas rotas, cámaras sépticas sin tapa y estructuras metálicas que representaban un riesgo.

Estos elementos –consideró- representan “peligrosidad para el público” y demandan una intervención que permita poner en condiciones un escenario ideal para la realización de espectáculos en tiempos de pandemia.

Respecto al Teatro Florencio Sánchez, indicó que será necesaria la introducción de mejoras en cuanto al “funcionamiento en general”.

Varios proyectos

Samurio indicó que, al comienzo del periodo y por tratarse de un formato novedoso dentro del organigrama de la Intendencia, la puesta en funcionamiento de la Unidad demandó un trabajo de reestructura que contempló tanto recursos humanos como materiales, pero igualmente, en forma inmediata, se pusieron en marcha varios proyectos que ya registran acciones concretas, como “Tango con Carla y Gaspar”, que incorpora formación artística y clases gratuitas al público en general.

También se implementaron estrategias para devolverle prioridad a los artistas y permitirles, en base a estrictos protocolos sanitarios, el desarrollo de su actividad en un contexto muy complejo como consecuencia de la pandemia.

“Nuestra prioridad fue que los artistas pudieran estar todo el tiempo en escena, con todas las condiciones para el cuidado tanto de los artistas como de la población en general”, destacó Samurio.

Con el objetivo de garantizar el desarrollo de los espectáculos y proteger la actividad de los artistas, se reprogramaron propuestas y se estipularon fechas con anticipación al posible cierre de salas por cuestiones sanitarias.

Leave A Reply

4 × uno =